Ir al contenido principal

Un instrumento diferente

El hang es un instrumento de percusión que tiene forma de platillo volante y de su acero emana música celestial. Este peculiar aparato fue creado en el año 2000. Sus creadores Félix Rohner y Sabina Schärer de PANArt son los únicos poseedores del secreto. 

Hombre tocando el hang
El hang, que significa mano en bernés, está compuesto de un metal especial construido con alto contenido de nitrógeno. Su cara superior, llamada ding, posee nueve tonos musicales distintos, ocho en las hendiduras de alrededor y uno más bajo al centro. La cara inferior llamada cu amplifica el sonido generado dentro del hang. Para tocarlo solo se utilizan los dedos y las palmas, lo que permite generar una gran cantidad de sonidos relevantes. 

Tiene forma de platillo volante 
Tras su aparición comenzaron a elaborarse instrumentos alternativos como el BElls en España, el Spacedrum en Francia, el Halo en Estados Unidos o el Bali Steel Pan en Indonesia. Aunque son muy similares están hechos de otros materiales. 

El hang solo se fabricaba en Suiza y a mano por artesanos especializados, digo se fabricaba porque PANArt ya no los hace. El taller de Rohner y Schärer se vio completamente desbordado. En 2006 decidieron comercializarlo ellos dejando a un lado la venta en tiendas musicales. Aquel que quisiera un hang debía, además, escribirles una carta explicando sus motivos y ellos decidían si lo merecían o no. 

Sabina Schärer, una de las creadoras del instrumento 
Les ofrecían cantidades ingentes de dinero para conseguirlo. Su precio original arrancó en 2.000 francos suizos (1.827 euros) y aumentó hasta los 2.400 (2.192 euros). Aturdidos ante tal avalancha de pedidos fabricaron 7.000 hangs, una enorme suma de instrumentos. 

En el tablón digital de Mil Anuncios los venden desde 99 euros, pero fíate tú de su autenticidad. Hoy me despido con este fantástico sonido envolvente. Espero que te guste. Puedes ver y escuchar más vídeos en YouTube. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Culos XXL

Lo dice hasta la edición norteamericana de la revista Vogue, estamos ante un fenómeno global sin precedentes: la era de los grandes culos. Los cirujanos plásticos aseguran que el efecto Kardashian es imparable. Ella y sus hermanas han cambiado los cánones de belleza. 
La mayoría de las jóvenes ya no quieren una silueta delgada como hace años, ahora buscan un cuerpo definido y tonificado con curvas bien marcadas. Tal es la fiebre por los culos XXL que estas operaciones han aumentado en Estados Unidos un 252% desde el año 2000. 
La Sociedad Española de Cirugía Plástica Reparadora y Estética (Secpre) confirma que en 2015 el número de ampliaciones y reconstrucciones de glúteos creció un 30%. Afortunadamente, las españolas no buscan un trasero como el de la modelo Kim Kardashian, solo pretenden mejorarlo con algún retoque. 
Pero, ¿a qué se debe esta avalancha de grandes posaderas? Principalmente a los belfies (selfies del trasero) y a los nuevos estilos de baile como el twerking, donde el…

La ciudad de las estrellas: La La Land

¿Los sueños se cumplen? En la ciudad de las estrellas, sí. Mia (Emma Stone) y Sebastian (Ryan Gosling) son una aspirante a actriz y un músico enamorado del jazz. Tratándose de Los Ángeles, de Hollywood, ambos quieren triunfar en lo suyo pero antes de conseguirlo realizan trabajos menos gratificantes. El musical, que apunto estuvo de llevarse el Oscar a la mejor película por error, acumula muchas anécdotas y secretos. Estos son algunos de ellos: 
1. El título de la película significa soñar despiertos y también es el vocablo utilizado para denominar la ciudad de Los Ángeles por la gran cantidad de aspirantes a artistas que pueblan la ciudad. 
2. La ciudad en la que iba a tener lugar la película era Boston, pero cuando el director se mudó a Los Ángeles quiso reflejar su traslado. 
3. Es la película con más Globos de Oro de la historia, siete. 
4. Antes de este filme, su director, Damien Chazelle, obtuvo tres Oscar por Whiplash en 2014. 
5. Originalmente los actores que iban a interpreta…

Muere lentamente

Muere lentamente
quien se transforma en esclavo del hábito,
repitiendo todos los días los mismos trayectos,
quien no cambia de marca.
No arriesga vestir un color nuevo y no le habla a quien no conoce.

Muere lentamente
quien hace de la televisión su gurú.

Muere lentamente
quien evita una pasión,
quien prefiere el negro sobre el blanco
y los puntos sobre las "íes" a un remolino de emociones,
justamente las que rescatan el brillo de los ojos,
sonrisas de los bostezos,
corazones a los tropiezos y sentimientos.

Muere lentamente
quien no voltea la mesa cuando está infeliz en el trabajo,
quien no arriesga lo cierto por lo incierto para ir detrás de un sueño,
quien no se permite por lo menos una vez en la vida,
huir de los consejos sensatos.

Muere lentamente
quien no viaja,
quien no lee,
quien no oye música,
quien no encuentra gracia en sí mismo.

Muere lentamente
quien destruye su amor propio,
quien no se deja ayudar.

Muere lentamente
quien pasa los días quejándose de su mala suerte