Ir al contenido principal

Millennials

Los llamados millennials nacimos aproximadamente entre 1981 y 1995. Lo hicimos en la prosperidad y en un entorno político, económico y social mejor que el de nuestros padres, pero al llegar la crisis muchos vieron truncadas sus expectativas. 

Somos la generación mejor formada de la historia de este país y, sin embargo, la más parada. Nada de 'generación perdida'. La mía ha sido y es muchas veces injustamente tachada de vaga, perezosa, narcisista, mimada y consentida. Pero los millennials también somos críticos, responsables, exigentes, comprometidos, empáticos, digitales y tolerantes. 

Millennials, los nacidos entre 1981 y 1995
Queremos trabajar en aquello que nos gusta aun sabiendo que es tremendamente complicado, que no imposible. Somos de los que ponemos por delante la calidad y un horario que nos permita conciliar lo laboral y lo personal para así poder disfrutar de la vida. 

El nivel de desafección que hay hacia la política entre los millennials es considerable (no es mi caso), quizá por ser los más afectados en décadas por la crisis. 

Millennials contra los recortes del Gobierno
Bien es cierto que los de mi generación no podemos vivir sin estar conectados a la red. Hablamos por aplicaciones de mensajería instantánea, compramos a golpe de clic, vemos la televisión a la carta a través de internet y accedemos online a los diarios digitales. Nos gusta estar al día de lo que pasa y por primera vez en la historia, los hijos sabemos más que nuestros padres, en lo que al mundo digital se refiere, claro está. 

Jóvenes haciéndose una autofoto
Somos la generación más predispuesta en ayudar a la familia y los que más tiempo vivimos con nuestros padres. Todo tiene su porqué: la falta de oportunidades laborales y los bajos salarios. Afortunadamente, también somos la generación más tolerante con el feminismo, el colectivo LGTB, el aborto libre y la eutanasia. 

Marcha en defensa del colectivo LGTB
Vivimos entre lo viejo y lo nuevo y aspiramos a que el trabajo no solo nos dé de comer, sino que también nos guste. Y no, no somos la generación yo-yo-yo de la que hablaba la revista TIME en 2014. Tampoco la más malcriada y caprichosa. Queremos cambiar el mundo pero no sabemos cómo arreglar este desaguisado. 

Portada de la revista TIME

Comentarios

Entradas populares de este blog

'Vivir', la canción solidaria de Rozalén y Estopa

'Vivir' es la canción solidaria que Rozalén interpreta junto a Estopa. La letra ha sido compuesta por la artista y recoge testimonios de distintas pacientes con cáncer de mama con las que Rozalén se reunió durante varios meses para que le contaran su experiencia. Todo lo recaudado en plataformas digitales (iTunes y Google Play) por la venta de este tema será destinado a la lucha contra esta enfermedad a través de la Asociación Española Contra el Cáncer. 
El próximo 4 de noviembre, Rozalén y Estopa unirán sus voces en el Wizink Center de Madrid con artistas de la talla de Carlos Baute, Fangoria, Los Secretos, Álex Ubago, Hombres G, Bombai, Marta Soto y Blas Cantó en el quinto concierto solidario que organiza Cadena 100 Por Ellas. Más de 15.000 personas disfrutarán de sus artistas favoritos por una admirable y necesaria causa. 
Vivir

[Estopa]
¿Sabes?, hace tiempo que no hablamos Tengo tanto que contarte Ha pasado algo importante Puse el contador a cero.
[Rozalén]
¿Sabes?, fue c…

El enigma de las zapatillas, el chico y los silbatos

Te propongo un juego, un enigma matemático que hace un par de días compartió el escritor Juan Gómez-Jurado en su cuenta personal de Twitter. ¿Te animas? Venga, va, inténtalo al menos. Es más difícil de lo que parece. Veamos... 

¿Ya tienes la solución? ¿No? Piensa, piensa...

No es 19... tampoco 16...
¿Lo averiguaste? ¡Enhorabuena! (aplausos) ¡Minipunto para ti!
Si no es así, aquí tienes la solución: 
El par de zapatillas vale 10 (una sola zapatilla 5). El chico con silbato al cuello vale 5 (3 del chico y 2 del silbato). El chico vale 3. El par de silbatos 4 (un solo silbato 2).
La solución: 5 + 3 x 2 = 11. 
Las multiplicaciones se realizan antes que las sumas, no hace falta que haya paréntesis.

Chonis y canis

Los 2000 son sinónimo de música electro, pantalones de campana, pitillos y plataformas, pero también de chonis y canis. ¿Qué es ser una choni? ¿Y un cani? ¿Qué les diferencia del resto? Ambos llaman la atención a kilómetros de distancia y su vocabulario se reduce a las mil palabras, la mayoría malsonantes e inventadas. 
El uniforme reglamentario de una choni es el chándal, de Nike a ser posible. Una choni es una persona hortera de generoso escote que viste colores chillones con estampados llamativos. El abrigo de una choni también se distingue rápidamente del resto. Son gruesos, de color blanco o negro y con capucha esquimal. En su particular vestuario tampoco pueden faltar las plataformas pasadas de moda, los piercings, tatuajes y pendientes de aro. 
El exceso de maquillaje es otro de sus distintivos. Llevan pintada la raya del ojo hasta casi tocar las orejas, labios de color intenso, sombra de ojos hasta las cejas y pestañas postizas. Vamos, que les gusta salir a la calle como el &…