Ir al contenido principal

Las 12 leyes del karma

La palabra karma significa "hecho, acción" y se refiere al reflejo de nuestras acciones físicas, verbales y mentales. Es la energía que procede de nuestros comportamientos, aquella que acumula consecuencias y pagos conforme a ellos. 

En algunas creencias es una fuerza espiritual
Las 12 leyes del karma decidirán cómo responderemos por nuestras acciones, pensamientos y sentimientos: 

1. La ley de causa y efecto: lo que sembramos es lo que cosecharemos. Lo que ponemos en el Universo es lo que vuelve a nosotros. La energía negativa enviada, por ejemplo, volverá de nuevo a ti diez veces más potente. 

2. Ley de creación: la vida requiere que participemos en ella y aquello que nos rodea nos da pistas sobre nuestro estado interior. 

3. Ley de la humildad: lo que te niegas a aceptar te va a seguir ocurriendo. 

4. Ley del crecimiento: donde quiera que vayas siempre estarás tú. Para que podamos crecer debemos cambiar nosotros y no las personas, lugares o cosas que nos rodean. No faltes de amor a ti mismo. 

5. Ley de responsabilidad: cuando algo malo sucede, hay algo mal en ti. 

6. Ley de la conexión: cada paso lleva al siguiente paso y así sucesivamente. Todos estamos conectados en presente, pasado y futuro. 

7. Ley del enfoque: no se puede pensar en dos cosas al mismo tiempo. 

8. Ley de dar y de la hospitalidad: da y ofrece para poder poner en práctica todo lo que has aprendido. 

9. Ley del aquí y ahora: mirar hacia atrás o pensar en el futuro nos impide disfrutar del momento presente. 

10. Ley del cambio: la historia se repite hasta que aprendemos las lecciones necesarias para cambiar nuestro camino. 

11. Ley de la paciencia y la recompensa: todas las compensaciones requieren de un esfuerzo inicial. La mayor gratificación es la que demanda más dedicación, paciencia y persistencia. 

12. Ley de la importancia e inspiración: el valor de algo es el resultado directo de la energía y la intención que se pone en él. Cada contribución personal es también una contribución a la totalidad.

Toda acción tiene su consecuencia. La vida es un eco. Lo que envías, regresa; lo que siembras, cosechas; lo que das, obtienes y lo que ves en los demás, existe en ti. 

Ley del karma: acción y reacción

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

'Vivir', la canción solidaria de Rozalén y Estopa

'Vivir' es la canción solidaria que Rozalén interpreta junto a Estopa. La letra ha sido compuesta por la artista y recoge testimonios de distintas pacientes con cáncer de mama con las que Rozalén se reunió durante varios meses para que le contaran su experiencia. Todo lo recaudado en plataformas digitales (iTunes y Google Play) por la venta de este tema será destinado a la lucha contra esta enfermedad a través de la Asociación Española Contra el Cáncer. 
El próximo 4 de noviembre, Rozalén y Estopa unirán sus voces en el Wizink Center de Madrid con artistas de la talla de Carlos Baute, Fangoria, Los Secretos, Álex Ubago, Hombres G, Bombai, Marta Soto y Blas Cantó en el quinto concierto solidario que organiza Cadena 100 Por Ellas. Más de 15.000 personas disfrutarán de sus artistas favoritos por una admirable y necesaria causa. 
Vivir

[Estopa]
¿Sabes?, hace tiempo que no hablamos Tengo tanto que contarte Ha pasado algo importante Puse el contador a cero.
[Rozalén]
¿Sabes?, fue c…

El enigma de las zapatillas, el chico y los silbatos

Te propongo un juego, un enigma matemático que hace un par de días compartió el escritor Juan Gómez-Jurado en su cuenta personal de Twitter. ¿Te animas? Venga, va, inténtalo al menos. Es más difícil de lo que parece. Veamos... 

¿Ya tienes la solución? ¿No? Piensa, piensa...

No es 19... tampoco 16...
¿Lo averiguaste? ¡Enhorabuena! (aplausos) ¡Minipunto para ti!
Si no es así, aquí tienes la solución: 
El par de zapatillas vale 10 (una sola zapatilla 5). El chico con silbato al cuello vale 5 (3 del chico y 2 del silbato). El chico vale 3. El par de silbatos 4 (un solo silbato 2).
La solución: 5 + 3 x 2 = 11. 
Las multiplicaciones se realizan antes que las sumas, no hace falta que haya paréntesis.

Chonis y canis

Los 2000 son sinónimo de música electro, pantalones de campana, pitillos y plataformas, pero también de chonis y canis. ¿Qué es ser una choni? ¿Y un cani? ¿Qué les diferencia del resto? Ambos llaman la atención a kilómetros de distancia y su vocabulario se reduce a las mil palabras, la mayoría malsonantes e inventadas. 
El uniforme reglamentario de una choni es el chándal, de Nike a ser posible. Una choni es una persona hortera de generoso escote que viste colores chillones con estampados llamativos. El abrigo de una choni también se distingue rápidamente del resto. Son gruesos, de color blanco o negro y con capucha esquimal. En su particular vestuario tampoco pueden faltar las plataformas pasadas de moda, los piercings, tatuajes y pendientes de aro. 
El exceso de maquillaje es otro de sus distintivos. Llevan pintada la raya del ojo hasta casi tocar las orejas, labios de color intenso, sombra de ojos hasta las cejas y pestañas postizas. Vamos, que les gusta salir a la calle como el &…