viernes, 18 de septiembre de 2015

Zancadilleados con final feliz

Eufórico y agradecido, así se encontraba ayer Osama Abdul Mohsen a su llegada a la estación de Sants de Barcelona. Ha sido un largo viaje en tren desde Munich hasta Madrid, pasando por París y Barcelona. Sin olvidar la zancadilla que él y su hijo Zaid, de 7 años, sufrieron en Hungría. 

Osama y sus hijos a su llegada a Madrid
La ya exreportera de N1TV, Petra László, pide disculpas, dice que actuó "presa del pánico". László está dispuesta a asumir su responsabilidad, aunque asegura que no merece esta caza de brujas. El Comité Búlgaro de Helsinki (CBH) por los derechos humanos ha señalado que la periodista que pateó y zancadilleó a varias personas, podría enfrentarse a una pena de cárcel de entre uno y siete años por estar dirigida contra miembros de un colectivo. Lo cierto es que el vídeo en el que esta payasa zancadillea a Osama con su hijo Zaid en brazos corrió como la pólvora y ha sido mundialmente criticada por patear a los refugiados. 

Momento en el que Petra László zancadillea a Osama con su hijo a cuestas
El periódico El Mundo publicaba este domingo en CRÓNICA la historia de Osama Abdul Mohsen, que posee estudios superiores y proviene de una familia con doctores, ingenieros y empresarios. Abdul Mohsen era además entrenador de la primera división de fútbol en Siria, el Al Fotuwa SC, con el que ganó dos ligas y una Copa. 

Fue el presidente de Cenafe (escuela deportiva de Getafe), Miguel Ángel Galán, quien decidió echar una mano a Mohsen tras leer la entrevista que El Mundo le hizo en Alemania al refugiado sirio. Galán le comunicó la buena nueva y Osama aceptó encantado. 

De momento, tanto Osama como dos de sus cuatro hijos ya tienen casa en Getafe (Madrid) y Mohsen trabajará como administrativo, antes de integrarse en el cuerpo técnico del Getafe FC. 

"Gracias, os quiero a todos", con estas palabras agradecía emocionado su acogida en España. Su deseo es comenzar de nuevo y dejar atrás un país devastado por una guerra civil que nunca acaba. En su país fue detenido y torturado por el régimen del presidente Bashar el Asad y perseguido por el Estado Islámico. Huyó primero a Turquía, donde no logró reconstruir su vida y decidió emprender este viaje que ayer acabó con el mejor de los finales. Su objetivo ahora es reunir a toda la familia en Getafe, y es que su mujer y dos de sus hijos siguen en Turquía. 

Osama y su hijo Zaid
Osama, Zaid y Mohammed Al Ghabade, su hijo de 18 años, que había emigrado antes que ellos a Francia, pueden soñar tranquilos, sin sobresaltos. Tienen ante sí un futuro mejor y lleno de posibilidades. Desafortundamente, la mayoría de los refugiados no ha tenido la misma suerte que Osama y continúan su trayecto hacia Alemania, esta vez por Croacia ante el cierre de la frontera de Hungría. Y yo me pregunto: ¿Qué padre o madre no recorrería el mundo entero para ofrecer a sus hijos una mejor vida?

Zaid y Osama a su llegada a Madrid

3 comentarios:

  1. No conocía la historia completa de este señor... En los medios decían que era entrenador de fútbol, y que podría incorporarse al Getafe próximamente.
    Me parece un final muy digno para él y su familia, a ver si finalmente pueden rehacer sus vidas aquí.
    Y ojalá que muchos otros también lo puedan hacer! :-)

    Un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperemos que sí y muchos lo consigan.

      ¡Gracias por seguirme! Me hizo mucha ilusión.

      Un saludo, Laura.

      Eliminar
  2. Es genial, me parece un blog muy interesante! :)

    ResponderEliminar