Ir al contenido principal

Manjar de dioses

Se obtiene mezclando azúcar con los productos derivados de la manipulación de las semillas del cacao. Es un placer para muchos e incluso una adicción para algunos y consumirlo con moderación puede causar grandes beneficios. Y es que el chocolate mejora nuestra salud más de lo que se pensaba. 

Este delicioso e irresistible dulce no solo reduce el riesgo de sufrir enfermedades cardiacas e ictus, sino que también previene el deterioro de la memoria, la obesidad, la diabetes tipo 2 y mejora la capacidad de caminar en personas con enfermedad arterial. Hablamos, por supuesto, del chocolate negro, con un porcentaje superior al 70% de cacao. Sin embargo, el más consumido sigue siendo el chocolate con leche. Éste es una interpretación del anterior con una proporción tan alta de azúcar y grasas saturadas procedentes de la manteca de cacao y de los derivados lácteos, que los beneficios del cacao apenas destacan debido a los demás componentes. 

Chocolate con leche, blanco y negro
Si el chocolate con leche es el "malo", imaginaos el mal llamado chocolate blanco, que no cuenta entre sus componentes con el ingrediente principal del chocolate: la pasta de cacao. Lo hay de más tipos: de almendras, relleno... aunque el mejor y el que más beneficios nos aporta es el negro con distintas proporciones de cacao, llegando incluso hasta el 99%. Está demostrado que no engorda, es bueno para el corazón y para el colon. Los flavonoides que contiene el cacao impiden que ganemos peso y además bajan los niveles de azúcar en la sangre. El chocolate también ayuda a combatir las contracciones musculares y los dolores premenstruales. 

Este alimento afrodisíaco, que excita o estimula el apetito sexual, proviene del árbol del cacao, originario de los valles fluviales de Sudamérica, aunque más tarde fue llevado a México por los mayas antes del siglo VII. El cacao es un fruto contenido en vainas de entre 20 y 30 gramos que tienen forma de almendra con unos 2 centímetros de largo. 

Fruto del cacao
Árbol del cacao
Colón fue quien trajo muestras de cacao a los Reyes Católicos, pero es de las muestras que trae Hernán Cortés a España, 1528, de donde surge la historia del chocolate en Europa. Durante el siglo XVII el chocolate era considerado tanto un medicamento como un alimento, fue entonces cuando nacieron en Europa y Estados Unidos las primeras fábricas de chocolate de la historia. En nuestro país, la primera data de 1780, en Barcelona.

Hoy, cada español consume una media de 3,5 kilos de chocolate al año, una cantidad baja si la comparamos con el resto de países europeos, que consumen 9 kilos por año. Lo cierto es que resulta difícil privar al cerebro de una recompensa tan potente como un delicioso bombón. 

Irresistible para los niños
Recapitulemos: el chocolate viene del cacao que proviene de un árbol, eso lo hace una planta, por lo tanto cuenta como ensalada. 

Cachondeo aparte, comer una onza de chocolate al día es beneficioso para la salud. Eso sí, que sea negro. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Culos XXL

Lo dice hasta la edición norteamericana de la revista Vogue, estamos ante un fenómeno global sin precedentes: la era de los grandes culos. Los cirujanos plásticos aseguran que el efecto Kardashian es imparable. Ella y sus hermanas han cambiado los cánones de belleza. 
La mayoría de las jóvenes ya no quieren una silueta delgada como hace años, ahora buscan un cuerpo definido y tonificado con curvas bien marcadas. Tal es la fiebre por los culos XXL que estas operaciones han aumentado en Estados Unidos un 252% desde el año 2000. 
La Sociedad Española de Cirugía Plástica Reparadora y Estética (Secpre) confirma que en 2015 el número de ampliaciones y reconstrucciones de glúteos creció un 30%. Afortunadamente, las españolas no buscan un trasero como el de la modelo Kim Kardashian, solo pretenden mejorarlo con algún retoque. 
Pero, ¿a qué se debe esta avalancha de grandes posaderas? Principalmente a los belfies (selfies del trasero) y a los nuevos estilos de baile como el twerking, donde el…

La ciudad de las estrellas: La La Land

¿Los sueños se cumplen? En la ciudad de las estrellas, sí. Mia (Emma Stone) y Sebastian (Ryan Gosling) son una aspirante a actriz y un músico enamorado del jazz. Tratándose de Los Ángeles, de Hollywood, ambos quieren triunfar en lo suyo pero antes de conseguirlo realizan trabajos menos gratificantes. El musical, que apunto estuvo de llevarse el Oscar a la mejor película por error, acumula muchas anécdotas y secretos. Estos son algunos de ellos: 
1. El título de la película significa soñar despiertos y también es el vocablo utilizado para denominar la ciudad de Los Ángeles por la gran cantidad de aspirantes a artistas que pueblan la ciudad. 
2. La ciudad en la que iba a tener lugar la película era Boston, pero cuando el director se mudó a Los Ángeles quiso reflejar su traslado. 
3. Es la película con más Globos de Oro de la historia, siete. 
4. Antes de este filme, su director, Damien Chazelle, obtuvo tres Oscar por Whiplash en 2014. 
5. Originalmente los actores que iban a interpreta…

Muere lentamente

Muere lentamente
quien se transforma en esclavo del hábito,
repitiendo todos los días los mismos trayectos,
quien no cambia de marca.
No arriesga vestir un color nuevo y no le habla a quien no conoce.

Muere lentamente
quien hace de la televisión su gurú.

Muere lentamente
quien evita una pasión,
quien prefiere el negro sobre el blanco
y los puntos sobre las "íes" a un remolino de emociones,
justamente las que rescatan el brillo de los ojos,
sonrisas de los bostezos,
corazones a los tropiezos y sentimientos.

Muere lentamente
quien no voltea la mesa cuando está infeliz en el trabajo,
quien no arriesga lo cierto por lo incierto para ir detrás de un sueño,
quien no se permite por lo menos una vez en la vida,
huir de los consejos sensatos.

Muere lentamente
quien no viaja,
quien no lee,
quien no oye música,
quien no encuentra gracia en sí mismo.

Muere lentamente
quien destruye su amor propio,
quien no se deja ayudar.

Muere lentamente
quien pasa los días quejándose de su mala suerte