martes, 17 de noviembre de 2015

Mucha leche y pocas nueces

Era hasta hace poco un imprescindible en nuestra dieta, pero numerosos estudios científicos desmontan los beneficios que, al parecer, nos aportaban la leche y los lácteos. Según estas investigaciones, los lácteos pueden ser culpables de problemas como la ganancia de peso, la resistencia a las insulinas, acné y enfermedades óseas como la osteoporosis. La leche extraída de las vacas embarazadas puede influir además en la aparición de cánceres como el de próstata, ovarios y mama, y es que las hormonas que se encuentran en esta leche estimulan el crecimiento de tumores. 

Leche de vaca
Según científicos del Kaiser Permanent Research Centre en California la alimentación juega un papel muy importante en la prevención y tratamiento del cáncer de mama. Aquellas que consumen una porción diaria de leche entera, queso o yogur tienen un 50% más de probabilidades de morir. 

Leche y cáncer de mama
Paradójicamente, y aunque el consumo de leche haya descendido en España un 15% los últimos años, somos el quinto país de Europa que más leche gasta, unos 73 litros por habitante y año. Sin embargo, la fama de los productos lácteos es cada día un poco peor. La leche no es ni la única ni la mejor fuente posible de calcio, vitamina D y proteínas. Las acelgas, la col, las nueces, la soja, las judías y el brócoli contienen grandes cantidades de vitamina D y calcio. Cacahuetes, pistachos, pescados, langostinos y gelatina son los alimentos que más proteínas tienen. 

Otra absurdez es consumirla toda la vida, ningún animal adulto la toma. La leche que bebemos es rica en pesticidas, omega 6 y lactosa, azúcar que contiene la leche y que nuestro cuerpo solo digiere si posee una enzima llamada lactasa. Enzima que disminuye con la edad aumentando así los casos de intolerancia a la lactosa. El origen geográfico influye en este aspecto. En Sudamérica, África y Asia los porcentajes de intolerancia a la lactosa se han disparado por reducir o incluso eliminar la leche de su dieta. Países en los que tampoco existe una tradición de pastoreo. 

Leche, queso y yogur
La industria láctea no es un negocio más, nos engaña como a chinos, igual que la Organización Mundial de la Salud. ¿Por qué no anuncia la OMS que "la caseína de la leche es el carcinogénico más importante que se haya identificado jamás"? No lo digo yo, lo dice el Dr. T. Colin Campbell, coautor de dos conocidas obras -El Estudio de China e Integral- así como de más de 350 artículos científicos. 

Para el Dr. Colin Campbell la receta para gozar de buena salud es simple: consumir alimentos ecológicos de origen vegetal y restringir o eliminar por completo la carne, los huevos y, por encima de todo, los productos lácteos. Podéis leer el artículo completo en la revista Discovery Salud: http://dsalud.com/index.php?pagina=entrada&c=2010 

El Dr. Robert Cade, investigador de la Universidad de Florida, y sus colegas han identificado una proteína de la leche, casomorfina, como la causa probable del trastorno por déficit de atención y autismo. La madre de Ethan describe la mejora de su hijo autista al eliminar de la dieta el gluten y la leche de vaca. 


No nos engañemos, no podemos comer de todo. Hay alternativas a la leche de vaca, como las bebidas de soja, arroz, almendra o avena, y si no podéis resistir la tentación de tomar un vaso de leche, al menos que sea de producción ecológica, fresca o desnatada y mejor de cabra u oveja que de vaca. 

*El vídeo permite activar subtítulos en español dentro de Configuración. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario