viernes, 13 de noviembre de 2015

El rey de la Navidad

Es el producto estrella de la Navidad, elaborado a base de almendras y azúcares. Para algunos, el nacimiento de este dulce navideño se produjo en el asedio a Barcelona, durante el reinado de Felipe IV. Las autoridades organizaron un concurso para encontrar un alimento que no se deteriorara rápidamente. Otros, sin embargo, sitúan el origen del turrón en otro concurso celebrado también en Barcelona a raíz de una epidemia en tiempos de Felipe V. Aun así, es posible que ya existiera en el Levante español durante la dominación musulmana. 

Turrones varios
Hablar de turrón es hablar de Jijona, municipio español situado en el interior de la provincia de Alicante. Y es que Jijona factura el 60% de las ventas de turrón, mazapanes, polvorones y otros dulces navideños que se venden en España. Sus 23 firmas (14 industriales), entre las que destacan Sanchis Mira (Antiu Xixona y La Fama), Almendra y Miel (El Lobo y 1880) o Turrones Picó dan trabajo a 2.000 trabajadores, directos e indirectos. La mayoría de las fábricas de turrón centra su producción a los meses previos a la Navidad, entre agosto y diciembre. 

Elaboración de turrón en Jijona, Alicante
Aunque parezca lo contrario, este ansiado y esperado dulce navideño no es un producto exclusivo de España, existe en Italia, Francia, Turquía, Dinamarca, Israel y en los países árabes. En Italia el torrone se elabora con almendras, nueces, claras de huevo y miel de acacia, en Francia el nougat es a base de almendras u otros frutos secos, miel y clara de huevo, en Turquía se consume la llamada miel turca y en los países árabes e Israel también existe un dulce muy similar al turrón, la jalva, hecho con sésamo molido, miel, y a veces fruta o pistacho. 

Turrón de yema tostada

Turrón de pistacho
Aquí este dulce comprende dos variedades principales: duro o de Alicante y blando o de Jijona, ambos fabricados en la localidad de Jijona. La lista es larga en cuanto a sabores, originalidad y formas. Lo hay de yema tostada, chocolate, coco, trufa, guirlache, a la piedra, de distintas frutas o de nata y fresa. Jijona, cuyo producto estrella pertenece a la Indicación Geográfica Protegida, tiene además un museo sobre el turrón. Exposición que ofrece un viaje en la historia de este producto y un recorrido por la evolución de la elaboración de turrones y mazapanes. Cada una de sus tres plantas nos acerca a este sector turronero, visita obligatoria para amantes del turrón y los mazapanes. 

Turrón, un dulce indispensable en Navidad
Los turrones y mazapanes no son tan malos como dicen al estar elaborados con miel, azúcares y frutos secos. Son muy enérgicos y con un alto contenido en grasa, pero la mayor parte de esa grasa es buena, por eso se pueden considerar hasta sanos. El turrón de Jijona y el mazapán son más ligeros que el turrón almendrado de Alicante. 

En cuanto a exportaciones, España es el país que más turrones y mazapanes exporta por valor de 40 millones de euros. ¡Nuestro turrón se consume hasta en China! Además ya no hace falta acudir al súper, con un clic puedes recibirlo en casa recién hecho en pocos días. 

Turrón de Jijona, Antiu Xixona
La provincia de Alicante es mucho más que sol, playa y políticos corruptos, es también la tierra del turrón, de los juguetes, de la uva de Nochevieja y el calzado. Lástima que Castedo y compañía ensucien la imagen de esta bella, rica y muy desconocida provincia de Alicante. 

2 comentarios:

  1. Vaya Iker, ¡qué dulce y sabroso relato! Sí es verdad que la Navidad tiene sabor alicantino, asique muchas gracias por la buena propaganda que nos haces.
    Respecto al turrón, cada vez hay más varidades que llaman la atención y que gusta probar, pero al final yo siempre llegó a la misma conclusión, los que más me gustan son los típicos de Jijona y Alicante, o sea el blando y el duro.
    Y ya que estamos haciendo buena propaganda de Alicante, os informo que también hay en nuestra provincia unas rutas de senderismo espectaculares y que si nos llevamos unos trocitos de turrón, nos darán buena energía para combatir el cansancio.
    Y por último, tengo entendido que en algunas de estas fábricas turroneras cuando acaba la temporada del turrón, empieza la temporada del helado y así se siguen manteniendo puestos de trabajo.
    Bueno, y ya no digo más. Es que me haces hablar... Iker.
    Un abrazo
    Mayte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias a ti por completar mi relato! Ya sabéis, no os olvidéis del turrón si vais al monte.

      Eliminar